29/04/2012 | Noticias |

Cortés rescata el último punto del torneo

CLAUSURA 2012. Tijuana, Baja California. Cuando todo parecía perdido, Javier Cortés empató a uno el último encuentro de los Pumas en este torneo, con un tiro libre magistralmente cobrado, que dejó de una pieza al portero de los Xolos de Tijuana, Cirilo Saucedo.

De todas formas, la frontera está de fiesta porque los de Tijuana consiguieron la primera Liguilla de su historia. El resultado obliga al Cruz Azul a derrotar al América para poder llegar a la Liguilla. Malas jugadas Pumas a los cementeros, pues la semana pasada los Jaguares consiguieron en CU tres puntos que obligaron a La Máquina a tan difícil empresa en el Estadio Azteca, más que nada, porque los de amarillo son su bestia negra.

Los Pumas enfrentaron a un equipo lleno de ánimo que buscaba asegurar su calificación y que pronto en el encuentro de adueño de las acciones ante unos universitarios que batallaban mucho para poder llevar el balón del otro lado de la cancha. Sin embargo, la primera gran oportunidad de gol corrió a cargo de los Pumas.

Martín Bravo estrelló un balón en el poste en el minuto 39, con lo que sigue tratando de hacer mérito para renovar.

Iniciando el segundo tiempo los Pumas vieron intensificarse el esfuerzo de los locales y por poco en el minuto 47 se consuma el primer tanto fronterizo, en un balón que el colombiano Duvier Riascos bombeó ante la salida de Alejandro Palacios, pero que la zaga logró rescatar antes de que cruzara la línea final.

Vinieron minutos de angustia en los que se sentía como inminente la anotación de los Xolos, y así ocurrió, pero hasta el minuto 57, cuando el mismo Riascos envió el balón al abrazo de la red.

A partir de entonces los Xolos retrasaron líneas y los universitarios tuvieron que armar jugadas al frente, primero casi como una obligación, pero poco a poco el equipo se soltó y Martín Bravo comenzó a generar peligro. El argentino fue el más incisivo del conjunto, pero con la mala suerte que no lo deja en paz. Incluso en el minuto 70 Saucedo le desvió a tiro de esquina un potente disparo con factura de gol.

Pero al final la justicia se reflejó en el marcador, cuando una aparatosa falta de Joshua Ábrego provocó un tiro libre al borde del área y su consecuente expulsión. Era el minuto 87, y la falta se cobró en el 89, un potente tiro de Javier Cortés, muy bien colocado, que dejó sin oportunidad al portero.

Todavía se jugaron cinco minutos, pero ya nada cambió el que Antonio Mohamed calificara a Xolos.

Así cerró Pumas un torneo para el olvido, pero que deja muchas enseñanzas de qué no se debe repetir en el futuro.

Deja tu comentario

comentarios