03/04/2012 | Notas |

¿Cómo es la lesión de David Cabrera?

Ilustración del ligamento cruzado anterior que se rompió David Cabrera, jugador de los Pumas de la UNAM. / Ilustración: IC MEDIOS

 

SELECCIÓN OLÍMPICA. David Cabrera se perderá los Juegos Olímpicos de Londres. No podrá juganr gon la selección mexicana el torneo para cuya calificación fue pieza fundamental en el medio campo, aportando ese talento natural con el que cuenta y que hace del Tri un equipo sólido. Cabrera será una pieza muy difícil de sustituir para Luis Fernando Tena.

El ligamento cruzado anterior esta dentro de la articulación de la rodilla y es parte de la unión que le da estabilidad. La rotura de un ligamento cruzado anterior (LCA) causa mucho dolor y es muy incapacitante.

El doctor Eduardo Huezo, especialista en ortopedia y traumatología, explica que el mal puede ser una ruptura o estiramiento excesivos del LCA en la rodilla. La ruptura puede ser parcial o completa.

Una lesión del LCA puede ocurrir si recibe un golpe fuerte al lado de la rodilla,  o como en el caso de Cabrera, cuando se extiende excesivamente la articulación de la rodilla. Otro de los movimientos que puede producir el LCA es al hacer una parada rápida y cambiar de dirección al correr. Además, aterrizando de un salto o volteando.

El tratamiento para recuperar el ligamento es una operación que se hace por vía artroscópica. esto es, a través de tres pequeñas cortadas en las que se introducen las herramientas con las que el cirujano corta y reconstruye, y una cámara, por la que se guía. Las incisiones son de un centímetro de largo. Esa cirugía se llama de mínima invasión y ayuda a la rápida recuperación del paciente.

Como el ligamento no se puede curar, se le hace un injerto, que  regularmente es es un ligamento de la misma rodilla, pero se puede utilizar el de un banco de huesos. La decisión entre uno u otro se basa en múltiples variables específicas para cada individuo.

El injerto se introduce a través de un túnel practicado en la tibia y otro en el fémur (siguiendo ambos una dirección específica). Transcurren varias semanas desde que se implanta el injerto hasta que se une al hueso, por tanto debe fijarse al hueso como mínimo hasta que se integre al mismo. Se utilizan: Tornillos metálicos de titanio (uno en cada extremo del injerto), tornillos bioabsorbibles u otros sistemas de fijación.

Se estima la recuperación en unos seis meses y por lo regular queda muy bien.

Así que Cabrera estará para jugar a mediados del próximo torneo y listo para pensar si no fue Londres, sí en el Mundial de Brasil en dos años.

Este video explica la operación con mucho detalle:

Deja tu comentario

comentarios