11/03/2012 | Notas |

Desilusiona Pumas; la calificación se aleja

Los Pumas volvieron a salir abucheados de CU y la calificación se está alejando. / Foto: IC MEDIOS

CLAUSURA 2012. México DF. ¿Un punto? ¡A quién le sirve un punto! Ciertamente a Pumas no. Y menos cuando en el presupuesto la visita de los Estudiantes Tecos eran tres puntos que si no estaban seguros, sí eran muy probables y más que eso, muy necesarios.

Para los visitantes el punto sí es bueno. Porque suman fuera. A nadie en el cuarto de guerra de los Tecos se le ocurrió pensar que iban a salir con la victoria de CU. Claro que hubieran querido y además, hubieran podido. Por cómo se dio el partido, un balón en alguna de las muy escasas oportunidades que tuvo el visitante,  pudo terminar en gol, por ejemplo, la del minuto 81, cuando Mario Pérez entró al área por la derecha y tiró. Pudo hacer más, pero no fue capaz, no por nada ese equipo está por irse, literalmente, al diablo.

No sé tampoco qué le pasa a Javier Cortés. Una cosa es que todo el mundo esté claro en que no es él quien tiene que cargar con la responsabilidad del equipo, pero otra muy diferente es fallar pases claros, perder el balón casi siempre que lo pone en juego contra un rival, y errar los servicios que pudieron generar oportunidades de gol claras.

Lo de Cortés ya dejó de ser cosa de paciencia. Está en una baja de juego alarmante y si no lo recuperan pronto, la suya podría pasar a formar parte de las cientos de historias de jugadores que prometían y terminaron en el olvido.

Los Estudiantes no apostaban más que a no sufrir daño, echados atrás nulificaron a un equipo que tiene pocas formas de abrir a un rival. Ya se sabe, Pumas juega a presionar en toda la cancha e intenta apoderarse del balón. Pero si al rival no le importa manejar minímamente el juego y cede el balón sin más, a los Pumas no les acomoda.

Por si no fuera poco, terminó expulsado Fernando Espinosa, con lo que se perderá el siguiente encuentro, ante el América.

Los Estudiantes jugaron con una gran aplicación defensiva. Pero si se quieren salvar eso no es suficiente. De verdad, nadie va a llorar cuando se vayan a la división de ascenso.

Y para los Pumas, el camino a la Liguilla se volvió más complicado, el octado lugar sigue lejos y los puntos por disputarse son menos. Y sí, abucheos otra vez al final del encuentro. Si hubiera que explicarlos, yo diría que son de desilusión; sí, desilusión y mucha, sobre todo considerando el partido de hace una semana en la cancha del Toluca.

 

Deja tu comentario

comentarios