03/04/2012 | Notas |

Para competir Pumas debe jugar con toda su capacidad y confianza

 

En partido de semifinales de vuelta de la Concachampions los Pumas reciben al Monterrey con la idea y firme convicción de lograr un triunfo que los encamine a la final del torneo. Ganarle a los rayados no es tarea fácil, ya que los norteños pasan por un buen momento, son un cuadro en el que se amalgama una delantera letal, con una línea media de gran capacidad para recuperar balones y armar jugadas de peligro, aunada a una zona defensiva con la consigna de no dejar pasar al contrario por ningún motivo.

A pesar de que el equipo de Guillermo Vázquez no logra encontrar el camino del gol, comienza a mostrar signos de progreso; en primera instancia la defensa se nota más aplicada y el no recibir goles ayuda a que se tenga la concentración adecuada para hilvanar jugadas de peligro. Pero el punto que más llama la atención es el mental, los felinos no dejan de pensar en que quieren trascender y saben que deben seguir luchando. La muestra la dio el portero Alejandro Palacios al declarar que si salen concentrados y ordenados ante la pandilla, tendrían la oportunidad de ganar de locales y así recuperar un semestre de irregularidades.

Es importante resaltar que el progreso empieza con la creencia de que lo necesario es posible. Los universitarios lo saben y el trabajo para salir adelante empieza con el mental, así como la firme idea de que para enmendar los errores tienen que luchar ferozmente para alcanzar los objetivos. El claro ejemplo de esto fue el empate que tuvieron de visita ante los zorros del Atlas. A pesar de salir con una alineación más de jóvenes y debutantes que de jugadores de experiencia, los auriazules se mostraron como un “conjunto”, ya que las tres líneas fueron eficaces en su desempeño y por momentos lucieron muy superiores a los de Jalisco.

En Pumas el tiempo de lograr grandes cosas se agotó. Sin embargo es momento para analizar el camino andado y corregir para futuras instancias, pero sobretodo es momento para salir a divertirse dentro del terreno de juego, un punto característico de los equipos de la UNAM y que por la presión de obtener resultados positivos han dejado de lado.

Hay que luchar mucho y pelear mucho para que las cosas vayan bien. Sólo así es posible tener suerte. Para alcanzar logros a corto plazo se debe ir paso a paso para seguir subiendo los peldaños que acerquen a los universitarios al camino correcto. Contra Monterrey es importante que salgan a jugar con toda su capacidad y confianza para competir, por que esa es una característica intrínseca de la máxima casa de estudios y es que si no siempre se puede ganar, al menos Pumas nunca deja de luchar.

Deja tu comentario

comentarios