12/02/2012 | Notas |

Sacan adelante al Puebla sus figuras

CLAUSURA 2012. México DF. Lo dicho, el Puebla sólo necesitaba hacer un gol rápido y después administrar la ventaja para aguantar el marcador peleando a muerte, que es lo que tienen, lo único, y lo saben hacer muy bien. Al final les alcanzó para derrotar a los universitarios por 2-0. Pudo ser peor.

Hay que reconocer cómo se nota el trabajo de Luis García en ese equipo. En liderazgo, en confianza. El Puebla es un equipo con fuerza, con determinación y con seguridad en lo que hace. Y los Pumas se ven cada vez más inseguros.

No es que García resuelva todo. Pero grita, corre, se ubica y ubica a sus compañeros. Y cuando hay que marcar la diferencia, lo hace, como con ese pase desconcertante en el minuto 5, que dejó a sus rivales pretendiendo entender qué había ocurrido cuando ya Luis Ángel Landín estaba encarando a Alejandro Palacios. Lo recortó a la derecha y mandó el balón a la red. Una calca de cómo comenzó a forjarse la victoria ante los Jaguares una semana atrás.

Tuvo que pasar casi todo el partido para que Luis García volviera a ser protagonista. No se necesita más, sino aparecer cuando se requiere. Pumas había perdido a Marco Palacios, expulsado después de enviar al suelo a Silva, en una acción justificada por el hecho de que el rival enfilaba al arco y hay veces que hay que jugársela por el equipo.

Pero fue un mal momento para quedar con 10. Justo Guillermo Vázquez había hecho un cambio con intención de cambiar la cara del encuentro. Salió Martín Bravo por David Cabrera, lo que enviaría a Javier Cortés a labores más ofensivas. Pero vino la expulsión y todo se desbarrancó.

Aprovechando la desdicha del rival, el Puebla envió a la cancha a DaMarcus Beasley. El delantero estadounidense  habilitó desde la izquierda a Luis García en su primera jugada, y !QUE ALGUIEN NOS EXPLIQUE CÓMO ESTABA SOLO EN EL ÁREA!, mientras Landín tenía a cinco pumas rodeándolo. Era el minuto 67. El español anotó en tres toques: recibió, se acomodó y tiró, todo con absoluta tranquilidad.

Puebla resolvió el partido evitando jugar en la media cancha, donde Pumas agrupa a sus jugadores y busca la posesión del balón. Los poblanos sin buscar proponer el encuentro, lograban tener la pelota en el área puma mandando el balón por encima de la media cancha y con el buen control del esférico por los recuperadores camoteros liderados por el ex puma Gonzalo Pineda.

¿Qué enseñó el Puebla con este partido? Para qué sirve tener figuras, jugadores de peso y experiencia. Pumas decidió no contar con refuerzos en este torneo y la cuesta arriba comienza a sentirse pesada, muy pesada… y la semana entrante toca visitar al Cruz Azul.

Deja tu comentario

comentarios